Incontinencia Urinaria

Pérdida involuntaria de orina al exterior

La incontinencia urinaria es un síntoma común a diferentes enfermedades y edades. Podemos encontrarla en todos los grupos de población: niños, adultos y ancianos de ambos sexos. Las incontinencias afecta mucho tanto a nivel de actividad física como de relación social, haciéndote pasar más de un apuro.

Cuando lo sufres poco a poco vas auto-limitándote por miedo a tener esas pérdidas, no poder controlarlas y no poder disponer de un aseo de inmediato allá donde desees ir.

Lo bueno de la incontinencia urinaria… es que tiene solución. Muchas incontinencias las podemos solucionar con fisioterapia especializada en rehabilitación del suelo pélvico.

Tipos de incontinencia

Incontinencia de esfuerzo

perdida de orina al realizar un esfuerzo como tos, estornudo, saltar o reir. El aumento de presión que se produce en la zona uretrovesical al hacer un esfuerzo, provoca la pérdida de orina que será de mayor o menor cantidad según la afectación.

Incontinencia de urgencia

perdida de orina provocada por una urgencia o imperiosidad donde no eres capaz de controlar la micción. El problema no será solo una afectación de la musculatura y es necesario analizar más factores que pueden estar influyendo para trabajarlo.

IU mixta

hay síntomas de esfuerzo y de urgencia al mismo tiempo.

Incontinencial sensorial

Cuando se produce el escape sin notarlo – por rebosamiento, neurológica, psicógena..

 Durante mucho tiempo se ha silenciado y normalizado este problema, dando como única respuesta el uso de compresas protectoras. Por suerte, hoy en día esta tendencia está cambiando y las personas no nos conformamos.

 

Tratamiento de la incontinencia urinaria
  • Reforzar el tono de la musculatura responsable de la continencia: los músculos del suelo pélvico y los músculos abdominales
  • Aprender a gestionar las presiones dentro del abdomen, para que no se dirijan hacia la zona pélvica poniendo en riesgo la continencia urinaria
  • Llevar a la práctica diaria la activación muscular y la gestión de presiones.
  • Hacer un reentrenamiento de la vejiga y utilizar electroestimulación para normalizar la sensibilidad.

Prostatectomía

Incontinencia tras la operación

Durante la prostatectomía, sea radical o parcial, pueden dañarse parte del esfínter uretral, nervios y vasos sanguíneos adyacentes, quedando afectada la continencia. Puede asociarse también una disminución en la elasticidad de la vejiga causando un aumento de la presión dentro de esta y teniendo como consecuencia urgencia urinaria.

La reeducación de suelo pélvico es el tratamiento de primera línea en el hombre durante el primer año después de la prostatectomía.Cuanto antes se empiece el trabajo de rehabilitación las posibilidades de éxito del tratamiento son mayores, e incluso se recomienda que realices sesiones de reeducación antes de la cirugía, para acelerar el retorno a la continencia postoperatoria y disminuir las secuelas. En los casos de más tiempo de evolución también se puede lograr reducir las secuelas, y que mejores tu calidad de vida.

El tratamiento englobará entre otros aspectos localizar y ejercitar los músculos del suelo pélvico y el abdomen, normalizar la respiración durante los ejercicios o mejorar la vascularización local. Para ello utilizaremos la electroestimulación, el biofeedback o dispositivos de vacio.

La próstata

La próstata es una glándula situada bajo la vejiga. Rodea a la uretra, que es el conducto por donde sale la orina desde la vejiga hasta el exterior. Tiene dos funciones vitales: proteger a la vejiga de bacterias y microorganismos nocivos y producir gran parte de sustancias que componen el líquido seminal.

Con el paso de los años, la próstata va aumentando su tamaño, pudiendo ocasionar una hiperplasia benigna de próstata, una prostatitis o incluso cáncer. El tratamiento elegido en ocasiones en el cáncer de próstata y en la hiperplasia benigna de próstata es la prostatectomía, la extirpación radical o parcial de la próstata.

Secuelas y efectos

Debido a las secuelas físicas de la prostatectomía, también puedes encontrar afectada la erección, con disfunción eréctil o impotencia. No por ello tendrá que haber disminución de la libido ni ausencia de orgasmos.

A pesar de que la tasa de supervivencia tras una cirugía por cáncer de próstata es muy alta y de que la mayoría de los hombres que sufren esta patología no morirán a causa de esta enfermedad, hay estudios que demuestran que las tasas de ansiedad y depresión son significativamente más elevadas que en otros tipos de cáncer.
Los elevados índices de ansiedad junto a una mal continencia y una baja satisfacción sexual hacen que se presenten con frecuencia síntomas de depresión. Es por ello imprescindible contar con el apoyo y ayuda de diferentes especialistas.También la comunicación y la implicación de la pareja son de vital importancia.

Disinergia Vesicoesfinteriana o Dificultad de Vaciado Vesical

Imposibilidad de vaciar la orina almacenada en la vejiga por una mala coordinación

El síntoma más común es un chorro urinario descoordinado e interrumpido, o la imposibilidad de inicio de la micción.

En Fisioterapia Sofía planteamos un tratamiento con técnicas de reentrenamiento miccional. El tratamiento propioceptivo junto con el uso de un diario miccional te permitirá tener el control de la musculatura implicada para lograr la coordinación de estos músculos durante la micción.

Origen y causas

En condiciones normales cuando decides orinar el músculo de la vejiga se contrae para expulsar la orina, y tanto los músculos del suelo pélvico como del esfínter uretral deben relajarse para que la orina salga sin problemas.

Si estos en lugar de relajarse se contraen a la vez que la vejiga, se obstruye el paso de la orina dificultando su salida, generando una retención de orina.

Puede ser consecuencia de malos hábitos miccionales, de sondares repetitivos o secundario a otra patología.

Cistitis

Infección o irritación de forma repetida

Esa infección de orina puede estar originándose a causa retención de orina o un incorrecto vaciado de tu vejiga producido por un prolapso, por hipotonía en tus músculos pélvicos, por estreñimiento o incluso por hipertonía muscular.

Son disfunciones del suelo pélvico que responden de manera muy positiva cuando las tratamos con fisioterapia especializada, pudiendo ser la clave para que resuelvas tu problema.

Origen y causas

La cistitis es una inflamación o irritación de la vejiga urinaria. La propensión femenina a sufrir cistitis se debe principalmente a que el conducto de la uretra es mucho más corto en el caso de las mujeres.

Normalmente se resuelve con antibióticos bajo vigilancia médica. Si tienes cistitis de forma repetida debes acudir al médico para descartar otras patologías con pruebas como un cultivo o una urodinamia. Pero si no encuentran una causa aparente que explique tantas recaídas es recomendable que acudas a un fisioterapeuta de suelo pélvico.

Neovejiga

Aprender tras la cirugía

En ocasiones se tiene que extirpar la vejiga por un motivo oncológico u otra lesión. Se utiliza una parte pequeña del intestino para hacer un reservorio que se conecta a la uretra y que recolecta la orina dentro del cuerpo haciendo las veces de vejiga. Esto permite que se produzca una micción casi normal.

Aun así se requiere una cantidad significativa de fisioterapia especializada,. Vamos a buscar que los músculos y tejidos blandos relacionados con la zona operada estén lo más funcionales y competentes posibles, así se van a minimizar las secuelas de la intervención y vas a recuperar el control en un plazo de tiempo más corto y de manera más eficaz.

Urgencia Miccional

Sensación de no poder aguantar la micción

Aunque creas que siempre está asociado al escape de orina, la urgencia es una patología en si misma que puede aparecer sola o junto a otras patologías. La sensación de no poder aguantar la micción, tener la necesidad de orinar lo más rápido posible porque si no corres el riesgo de que se escape el pis y aumentar la frecuencia con la que vas a orinar invalida tanto como los escapes, limitando tu rutina y creando un círculo vicioso de malos hábitos así como limitaciones en tus actividades diarias.

La neuromodulación del nervio tibial junto a otras técnicas de la fisioterapia especializada pueden serte de gran ayuda.

Cirugía Urológica

La fisioterapia es una herramienta fundamental para la preparación de cualquier cirugía pélvica o abdominal, ya que para optimizar los resultados de la misma, los músculos y tejidos blandos relacionados con la zona a operar deben estar lo más funcionales y competentes posibles. Con ello consigues que dichas estructuras funcionen correctamente después de la intervención en un plazo de tiempo más corto y de manera más eficaz.

También con el tratamiento de fisioterapia vas a reducir o minimizar los efectos secundarios desencadenados de la cirugía como son la incontinencia urinaria, recuperando la musculatura y aprendiendo técnicas de fácil ejecución para que las utilices antes y después de la cirugía.

Fisioterapia preparatoria

Es muy común llegar a la cirugía con un estado muscular abdomino-perineal muy deficitario. Y dichos déficits no van a ser corregidos por la cirugía, lo que puede comprometer a medio plazo el resultado de la misma. Es importante entender que la cirugía solo corrige una parte del problema, pero el componente funcional del mismo se rehabilita mediante la fisioterapia.

Si tienes en cuenta la cantidad de estructuras musculares y aponeuróticas fundamentales para conseguir el objetivo que persiguen las cirugías dirigidas a recuperar la continencia, la caída de órganos o en neovejigas, parece bastante lógico pensar que es muy importante complementar las cirugías con fisioterapia, protegiendo así las correcciones quirúrgicas realizadas y potenciando los resultados positivos.

Contacta Ahora

983 107 914      654 261 729
Calle Panaderos 63, 47004 Valladolid

info@fisioterapiasofia.es

 

Horario

Lunes a viernes, de 8 a 21 horas. Con cita previa.

Cuéntanos tu caso

15 + 8 =

Call Now ButtonLlámanos
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies