Dolor de Espalda

Un mal común que tiene solución

En la población actual es frecuente padecer dolor en la zona posterior de la espalda. Este puede presentarse de forma recurrente y tener diversos orígenes: malas posturas, vida sedentaria, movimientos repetitivos, debilidad de la musculatura abdominal, restricción en la movilidad articular, etc. Es por eso que debemos aliviar el dolor pero también buscar las causas que lo producen para que no vuelva a aparecer.

En Fisioterapia Sofía tratamos el dolor pero buscamos la causa. Aplicamos terapia manual acompañada de Indiba, electroterapia analgésica o antiinflamatoria, técnicas miofasciales y estiramientos. Hacemos hincapié en la importancia de realizar ejercicios de reeducación postural y fortalecimiento muscular para evitar recaídas. Un buen ejemplo son los ejercicios hipopresivos.

Cicatrices

La importancia de recuperar el tejido

Una cicatriz es un tejido fibroso que sustituye al tejido inicial tras una herida, desgarro o lesión, siendo la respuesta fisiológica de recuperación que encontramos. Además de su efecto estético, las cicatrices también pueden ocasionarte problemas mecánicos y sensitivos, siendo recomendable su tratamiento.

Puedes beneficiarte del tratamiento de fisioterapia antes o después de la intervención, incluso si han pasado años desde que se formó.

En Fisiterapia Sofía, utilizamos técnicas manuales e instrumentales como ventosas, punción seca, radiofrecuencia INDIBA o masaje miofascial, buscando mejorar la vascularización local e ir dando al tejido cicatricial la consistencia y elasticidad necesarias para realizar su función. Por último, buscamos la activación y tonificación progresiva de los músculos involucrados para una correcta función.

Aunque tu cicatriz sea de una cirugía antigua también vamos a lograr gran mejoría con el tratamiento. Se va a mejorar la retracción del tejido, la movilidad entre las diferentes capas tisulares y la sensibilidad local. La mejoría es muy notable.

Las cicatrices

Están formadas por fibras de colágeno que se distribuyen de forma anárquica y no conservan las propiedades elásticas del tejido. Cuanto más profunda sea una herida más capas de tejido estarán implicadas en el proceso de cicatrización, con un mayor riesgo de que aparezca tejido fibrosado y adherencias entre los distintos planos. Esto da problemas de diferente tipo :

  • Estéticos: zonas más hundidas, retraídas o engrosadas que forman una brida o cordón fibroso poco elástico y que puede ser doloso.
  • Mecánicos: limitación de la movilidad y del deslizamiento entre las distintas capas de tejido (cutáneo – conjuntivo – muscular – óseo). Produce zonas de mayor tensión que pueden afectar al correcto funcionamiento de los órganos internos cercanos, provocando disfunciones como el estreñimiento, acumulación de gases, obstrucción intestinal, dolor, dispareunias, reglas dolorosas…..
  • Sensitivos: alterando la sensibilidad cutánea: hipoestesia, parestesia, hiperalgia.
¿En que caso conviene tratarlas?

Es recomendable prestar atención a la evolución del tejido en todo proceso cicatricial que tengamos. Pero las cirugías abdominales abiertas o por laparoscopia (digestivas, urológicas, coloproctológicas, ginecológicas), las cirugías perineales generales o reconstructivas, las cesáreas o las episiotomías son intervenciones quirúrgicas con cicatrices profundas que se recomienda tratar para evitar secuelas posteriores o cuando ya están generando molestias.

¿Cuándo tratarlas?

Puedes beneficiarte del tratamiento de fisioterapia antes o después de la intervención, incluso si han pasado años de esta.

El objetivo antes de la cirugía es tonificar los músculos abdominales, pélvicos y perineales, así como mejorar la calidad de los tejidos, tanto los directamente implicados en la cirugía como los que los rodean, con el fin de preparar todas las estructuras para afrontar la intervención quirúrgica en el mejor estado posible.

Una vez realizada la intervención quirúrgica y respetando los tiempos de reposo, si es que son necesarios, podemos iniciar el tratamiento de fisioterapia postquirúrgica. Vamos a intervenir en la correcta cicatrización de las distintas capas de tejido: reducir la inflamación y el edema, evitar la adopción de posturas antiálgicas, favorecer el proceso de cicatrización de los tejidos afectado y así evitar la formación de adherencias, bridas y cordones fibróticos, y prevenir las alteraciones de la sensibilidad de la zona cicatricial.

Diástasis Abdominal

Por qué cambia tu abdomen 

 

La diástasis abdominal o diástasis de rectos es la separación de los músculos rectos del abdomen como consecuencia de un daño en el tejido conectivo que, en condiciones normales, los mantiene unidos entre sí, y a la línea media del cuerpo, la denominada línea alba.

En Fisioterapia Sofía aplicamos ejercicios para tonificar la musculatura abdominal profunda y crear una buena cincha abdominal que estabilice tu diástasis al mismo tiempo que aplicamos radiofrecuencia Indiba para mejorar el tejido y conseguir los mejores resultados. De forma paralela ofrecemos clases grupales de HIPO FORTALECIMIENTO y HIPOPRESIVOS & MÁS en las que trabajar tu musculatura sin miedo a lesionar ni tu abdomen ni tu periné.

¿Por qué surge la diástasis abdominal?

Todos podemos llegar a tener una separación de rectos, independientemente de la edad, el sexo o de si realizas deporte habitualmente o por el contrario eres una persona sedentaria. El aumento de peso o una actividad física de hipersolicitación de rectos, como son los abdominales clásicos, son factores de riesgo.

Diástasis durante el embarazo y parto

La maternidad es el gran factor desencadenante de la diástasis abdominal. La separación de rectos es algo fisiológico y normal durante el embarazo ya que a medida que éste avanza el abdomen tiene que adaptarse al crecimiento del feto. En cambio esta separación de los tejidos puede agravarse si no hay una correcta activación del transverso profundo del abdomen, que estabilice el abdomen ante los diferentes esfuerzos.

Durante el parto, los pujos son una situación de riesgo si se realizan de manera descontrolada y sin activación abdominal profunda. También es peligroso realizar actividad física mal guiada durante el embarazo. En el post parto es muy importante hacer una buena recuperación de la faja abdominal sin aumentos de presión para que haya una correcta activación muscular en lugar de un aumento de la distases de rectos.

Sintomatología asociada

La diástasis es un problema estético pero también funcional. Notas que:

  • el vientre tiene aspecto flácido y descolgado.
  • la pared abdominal no es capaz de contener las vísceras y éstas protuyen hacia el exterior creando un abultamiento con posibilidad de llegar a formar hernias.
  • hay mala estabilización del centro corporal, del core, lo que repercute directamente en el mantenimiento de tu postura.
  • sufres dolores de espalda.
  • tienes problemas digestivos: malas digestiones, gases, estreñimiento.
  • repercute en las patologías pélvicas: incontinencia urinaria, proplapsos y dolor pélvico.

Coccigodinia

Dolor al sentarse

Se denomina coxigodinia al dolor en la zona coxígea, vinculado a trastornos funcionales u orgánicos del coxis, de la articulación sacrocoxígea o de las estructuras miofasciales vecinas. La sintomatología normalmente se acentúan al sentarse sobre superficies duras, pasar mucho tiempo sentado, por el cambio postural de sentado a estar de pie o por el impulso en la defecación.

El tratamiento con fisioterapia especializada a través de la terapia manual, las técnicas miofasciales, la punción seca o la electroterapia consigue unos grandes resultados logrando disminuir significativamente el dolor o complementando el tratamiento médico de infiltraciones.

¿Qué es el coxis?

El cóccix o coxis es un hueso formado por 3-5 vértebras fusionadas. Articula con el sacro, siendo la última articulación de la columna vertebral. La articulación está reforzada por los ligamentos sacrococcígeos. También es punto de inserción de músculos perineales como el elevador del ano o el glúteo mayor.

¿Que cáusa el dolor en el coccix?

Como posibles causas nos encontramos traumatismos como caídas que provocan una luxación o fractura, tras un parto, la presencia de puntos gatillos miofasciales en glúteo, piramidal, elevador del ano o paravertebráles,y en muchas ocasiones la causa es desconocida.

Recuperación de Cirugía Digestiva, Abdominal u Oncológica

Recupérate de los efectos secundarios

La fisioterapia juega un papel esencial en la recuperación de cualquier cirugía. Con un tratamiento postoperatorio precoz y bien orientado, potenciarás los resultados de la intervención.

La fisioterapia postoperatoria te va a ayudar a eliminar rápidamente el edema agudo postquirúrgico, lo que contribuye notablemente a la mejor cicatrización de la herida y a la disminución del dolor, a través de el drenaje o la aplicación de Indiba. El tratamiento fisioterápico postoperatorio debe iniciarse lo antes posible, siempre de acuerdo con el cirujano.

Acorta los plazos de tu recuperación

Además, la fisioterapia te va a resultar un complemento muy eficaz para recuperar, mejorar y corregir las funciones de los tejidos, acortando los plazos de recuperación. Por otro lado vas a evitar efectos adversos como son las adherencias, o si tu problema es que ya tienes estas adherencias vamos a poder minimizar los inconvenientes que te provocan.

Terapia manual y mecánica

Con la terapia manual vas a realizar un tratamiento para mejorar la elasticidad de los tejidos, vas a lograr una correcta cicatrización tanto a nivel interno como externo, y vas a mejorar la movilidad entre los distintos planos de suturas para que no se vea restringida ninguna de sus funciones.

Finalmente trabajaremos la musculatura de la faja abdominal para que haya buen sostén de estas estructuras y sea más fácil retomar tu actividad anterior.

Contacta Ahora

983 107 914      654 261 729
Calle Panaderos 63, 47004 Valladolid

info@fisioterapiasofia.es

 

Horario

Lunes a viernes, de 8 a 21 horas. Con cita previa.

Cuéntanos tu caso

14 + 3 =

Call Now ButtonLlámanos
Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies